Vamos todos al circo…! Lalala :D

Siempre olvido lo lindo que es ir al circo simplemente a sentarte, comer canchita y que te hagan reír; pero cada año lo recuerdo.

Este año, tuve la oportunidad de ir al circo con mi novio. Disfruté cada momento; y no lo digo porque me hayan invitado –it’s free– , sino porque realmente me gusta reírme con esas cosas que me arrancaban carcajadas cuando era niña.

 Saliendo del circo se me vino una sorpresota encima, de esas que cuando la ves frente a tus ojitos dices: ¡¿PEROQUEJÉSTO, CHICO?!… Pero bueno, esa es otra historia que no voy a contarles, jojojo qué mala soy.

Seamos honestos: el humor que uno se espera en los circos no es el más elevado ni el más fino… no seas pues, se supone que hasta el más chiquito tiene que reírse. Creo que esa era la principal razón de que cuando me proponían ir al circo, dijera: “Neeeh”.

Esa fue la idea con la que me enrumbé a Mega Plaza, al Kronner Circus exactamente. No es la Tarumba, ni el Circo ese que te da miedo, ni el Cirque du Soleil; no no no. Este tiene un espectáculo muy particular, y definitivamente vale la pena pagar tu entradita, por más baratita que sea.

Lo que encontré cuando entré a la carpa fue pura hospitalidad, y esa fantasía que muchos dejan junto al uniforme del cole de primaria… Snif.

Como les dije más arriba, salí encantada. Fue un espectáculo diferente a los que había visto antes. Mucha música, mucha energía, mucho talento, mucha participación del público, mucho miedo por las acrobacias bien frikis. Ah, y un humor super blanco, nada cochino, ni obsceno, ni en doble sentido, ni pervertido como esos chistes mórbidos de tus amigos de la u.

La melodía más selecta… naaah, linda musiquita 😀

¿Él no es Bon Jovi?

¡Amé a estos payasos!

¿Ya les dije que estos payasos hacen de todo?

Y el público también tiene su momento para brillar en el escenario… muajajaja!

¿Y qué sería del circo sin los niños?

Por cierto, no hay ninguna foto de los acróbatas ni equilibristas porque me tenían con el corazón en la boca y ni siquiera podía alzar la mirada a verlos; así que toda esa parte del show no tiene registro en mi cámara, ni en mi cabeza. Bueno, solo el principio, que me dejó con un eterno “¿Cómo es que un humano puede hacer eso?” en la cabeza.

Pero eso no es todo! La principal atracción de este circo es el “Auto Transformer”; ajá! Ese auto que tan solo en menos de 10 segundos se convierte en un temible robot inmenso que lucha contra los aliens y caza fantasmas… ok, no. El auto Tranformer prometía dejar a todos con la boca abierta, pero debo confesar que cuando lo anunciaron solo me sacó un: Say whaat? (Eso es “¿cómo dices que dijiste?” en inglés). Creo que está por demás decir que el novio era el más emocionado…

Y bueno, el momento llegó. Esto…

Terminó convertido en un robot bieeeen friki, grandote, y está bien, está bien, lo admito, geniaaal! Realmente fue toda una experiencia.

Y tú dijiste: “Veo la foto del transformer gratis? Ahhh… anda al circo pues! No está nada caro! Recuerda: se llama “Kronner Circus” y está en MegaPlaza, hazle caso a tu corazón -me gusta ese slogan jojojojo-.

Anuncios

2 pensamientos en “Vamos todos al circo…! Lalala :D

    • Qué paja, Sulym! Sí, es bonito tener muchas opciones para todos los gustos en estas fechas. Si por mí fuera, me voy a todos los circos!!! Jajajajajaja! Gracias por comentar, un abrazo! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s